Los proyectos se hacen grandes cuando trabajas en equipo

Nuestro objetivo es poner al servicio de los demás nuestros talentos de creación de historias y de nuestra capacidad de conectar con las personas para dar a luz proyectos bonitos y auténticos.

Buscamos ayudar a los demás a ser un poco más conscientes de ellos mismos, de atreverse a serlo. Se trata de conocerse y de mostrarse sin tapujos al mundo. Queremos ayudar a dar voz a aquellos que no se atreven, que tienen reparos y mil excusas para no hacerlo, pero hay un fuego interior que les llama a lanzarse.

La que produce

Efectivamente, soy la creadora de esta productora audiovisual, que tiene como fin dar voz a aquellos que tienen algo que decir.

Me presento, soy Sheila. Pamplonica de toda la vida, aunque a los 22 ya volé y me instalé en la capital para estudiar Comunicación Audiovisual.

Me considero una persona positiva, empática, alegre. Creo profundamente en la honestidad y en la creatividad para sacar a relucir lo mejor que tiene cada uno en su interior.

Casi siempre que me preguntan qué soy o a qué me dedico, contesto lo mismo: “Soy artista. Contadora de historias, productora de sueños, horneadora de buenos sentimientos.”

Lo que me hace levantarme de la cama de un salto es poner en marcha nuevos proyectos, llevándolos más allá de los límites establecidos para provocar el crecimiento de los mismos a través de los vídeos.

Lo que busco en los proyectos que llegan a mis manos, es que las personas se atrevan a mostrarse al mundo tal cual son. Esto genera beneficios y crecimiento; tanto personales como profesionales.

Creo en la asociación, en la colaboración, en mirar hacia dentro, en ser conscientes de lo que nos rodea, en ser consciente de uno mismo, en atreverse a ser libre y mostrarse tal cual se es. Siempre desde la verdad y el amor. Qué gran tema, el amor. ¿Creéis que la vida tendría sentido sin amar? Desde luego para mí no. Amo la vida, a mi madre, a mi pareja, a mi hermano, a mi familia, a mis amigos, a los perros, a mis lorzas, a mis idas y venidas… pero sobretodo te amo a ti. Sí ,sí, a ti. Al que está leyendo estas líneas, por dejarme entrar un poquito en tu vida.

Como anécdota curiosa, de pequeña me quedé sorda. De un oído no oía, y del otro sólo el 40%. Gracias a mi santa madre y el poder de los brebajes conseguí ser música y entrar a los 8 años en el Conservatorio de Pamplona. Este episodio me ha demostrado que se pueden superar todos los obstáculos si eres perseverante y tienes un sueño.

Como la mayoría de adolescentes, me pasé mis años tontos suspirando por los Backstreet Boys, Leonardo DiCaprio, imitando a las Spice Girls y viendo muchos, muchos videoclips. Es por esta adicción a la música y a los videoclips que mi vida la concibo rodeada de historias contadas de mil formas diferentes.

Por ese motivo me gustaría que me dejases contar tu historia. Seguro que la disfrutaremos muchísimo y nos hará ser mucho más libres.

 

Mascota de día, pasota de noche

Me habéis pillado sin pasar por la peluquería. Pero sí, esta soy yo: La Cachipera.

Nací en algún momento entre 1990 y 1995 de la mano de una navarrica. Soy optimista, nerviosa, medio elefante, medio pulpo, y a veces medio radio. Me gusta ayudar a todos los que se ponen en mis manos ofreciendo toda mi sabiduría mascotil. A veces, cuando la gente me manda historias, yo las proceso y las convierto en vídeos.

Como dato curioso, que sé que os gusta el cotilleo: tengo monohipo (hipo sólo una vez cuando menos te lo esperas) y soy fan de la música de Rafaella Carrá.


¿Quieres saber más de mí? Síguenos en las redes sociales.

guionista y creativo

No estoy acostumbrado a hablar de mí.

Y menos en serio. Llevo casi toda mi vida adulta hablando de los demás, vendiéndoles, desviviéndome por ellos, haciendo que los que anden a su alrededor les deseen. Y ahora me toca hablar de mí. Y no sé. No me sale. Lo único que sé es abrir mi corazón e invitar a los transeúntes a mirar.

¿Qué quieres saber de mí? Dímelo. No, no, sin tapujos, ahora atrévete tú. Porque yo soy de los que cuando les preguntan “Qué tal”, respondo. De esto entenderás que no me gustan los protocolos, que soy directo, sincero y honesto. Que no me gusta ir con la corriente. Que no tengo miedo a mostrar cómo soy. Que apuesto por el pensamiento original y por el texto consecuente.

Pero relajémonos. No me gusta increpar a la peña. Prefiero tenerla de mi lado, porque me gustan los Ferraris. Eso, eso: si tienes un Ferrari, relájate; tú y yo podemos ser buenos amigos.

Lo que quiero decir es que todo esto que has leído no es más que pura charlatanería, un mecanismo de defensa. En realidad yo lo que busco es amor. Lo que quiero es que me quieran. Por eso uso el humor -pero no uno cualquiera, uno que juegue con los límites-.

Así que quiéreme. Te haré reír. Imaginaré para ti. Te escribiré guiones. Te pensaré. Te estrategiaré. Ámame. Y te amaré como nadie te ha amado.

Tu vida será un poco menos gris, y un mucho más arcoíris si te unes a nuestro clan.
Te mandaremos consejos útiles para triunfar con el vídeo. ¡Te veo dentro!